viernes, enero 03, 2014

¿Volverán las listas de correo a ser importantes?


Si los GIF animados han vuelto ¿Por qué no lo van a hacer las listas de correo?

Nunca me había interesado este sistema para informar de actualizaciones a los usuarios de www.vedoque.com. Hace mucho tiempo, cuando el Spam amenazaba con inutilizar el correo electrónico, temía ganarme mala fama y que me etiquetaran así. Después, pensaba que Twitter, Facebook o incluso el RSS del blog, podían hacer mejor el mismo trabajo. Pero:
  • El Spam ya es un problema bastante menor. Hasta las alertas de las redes sociales que prometían ser la nueva sepultura del correo, dejaron de ser un problema con la separación de Gmail en tres bandejas.
  • Facebook cada vez recorta más la difusión de las páginas e incluso de los perfiles personales. En nuestra página tenemos 1100 seguidores y nuestras publicaciones, inicialmente, no llegan a más de 20. Después si hay suerte y se comparten y reciben "Me gusta", va aumentando. Si quieres llegar a más gente, tienes que pagar.
  • Twitter puede ayudar pero va "tan rápido" que es difícil estar seguro de que tu mensaje llega a quien tú quieres.
  • El RSS nunca llegó a popularizarse y la muerte de Google Reader todavía lo dejó peor, a pesar de que hay alternativas interesantes con Feedly.
Después de ver con Quora que las listas de correo se pueden hacer bien, es posible que me decida a intentarlo, aún sabiendo que ni de lejos podemos compararnos con su calidad y trascendencia. Claro que también conozco ejemplos de que se pueden hacer mal, como el de otro pequeño gigante de Internet como Tumblr. Conmigo, su lista de correo no acierta ni una. No se por qué se empeña en mandarme entradas de blogs sobre perros, gatos y otras mascotas, cuando quizás no haya nada que me interese menos en el mundo. También me llegan cosas muy raras, ninguna que de verdad me llame la atención. Y eso que uno de mis blogs favoritos, La Música Ligera (que por desgracia parece cerrado), es de Tumblr.

En fin, que seguiré dándole vueltas al tema de la lista de correo, para que si al final me decido a hacerla, salga algo más o menos potable.