lunes, junio 03, 2019

Historia de la robótica en el CEIP Los Molinos de Calasparra

Si hacemos un repaso por la historia de la robótica en nuestro centro, es gratificante ver cómo nuestros alumnos han ido avanzando y cómo la utilización de este medio ha mejorado los aprendizajes de los alumnos principalmente a nivel de razonamiento matemático y resolución de problemas.

Primeros pasos

Nos hacemos una cuenta de profesor en code.org, los alumnos de cuarto de Primaria iniciaban su andadura en el desarrollo del pensamiento computacional, previamente habíamos visto cómo funcionaba en el aula, pero resolvíamos los retos en conjunto. Como maestros,  observábamos con mucha ilusión que se trabajaban de manera funcional y significativa muchos conceptos matemáticos: giros, ángulos, secuencia de pasos en la resolución de un problema, grados en una circunferencia o en distintas figuras geométricas...
El alumnado iba superando los cursos, obtenían diplomas que les animaban a seguir e incluso publicaron sus primeras historias o juegos creadas por ellos.



En aquellos momentos llegaron al centro, a las aulas de infantil,  los Bee-bot, nuestros alumnos de cuarto que ya sabían cómo funcionaba, prepararon encantados clases para enseñar a usar el robot a los pequeñines.
Aquí os dejamos un ejemplo.

Avanzamos en robótica. Nos unimos a otros proyectos

El cable amarillo

El proyecto que presentó nuestro centro fue seleccionado para participar junto a otros 25 de la Región, en El cable amarillo, Proyecto educativo de código abierto para fomentar el uso de la programación y la robótica en los centros educativos utilizando herramientas de software y hardware libre. Trabajamos con mblock. Pronto construimos un semáforo con Arduino y la placa Echidna.
Este vídeo es un ejemplo de cómo lo hicimos.



 Participamos en un proyecto nacional con el INTEF. SCRATCH MATHS, aprende matemáticas y mucho más... con Scratch

Aquí ya las posibilidades de aprendizaje se multiplicaron, se podían compaginar los dos proyectos y nuestros alumnos aprendieron con una rapidez impresionante.
Este proyecto tiene varias fases, una previa de formación para el profesorado de quinto de primaria, pruebas de evaluación inicial para el alumnado en competencia matemática y en pensamiento computacional. Otra fase de desarrollo y puesta en práctica del proyecto con el alumnado, y la última, evaluación de los aprendizajes después de participar en el proyecto.
Estos fueron los primeros pasos, en palabras de uno de nuestros alumos.
En pocos meses ya teníamos Scracher y una comunidad de aprendizaje, en este vídeo os lo explica otro de nuestros alumnos en qué consiste.

Esta es la historia de la robótica en nuestro centro, y seguimos trabajando en ella, y con ella pues estamos convencidos de que sus posibilidades son infinitas.

0 comentarios :